MINDFULNESS

budaSe ha definido Mindfulness como la técnica que pretende desarrollar la capacidad del practicante para mantener la conciencia centrada en el presente, de manera no elaborativa ni enjuiciadora. Dependiendo de nuestra observación así será nuestra percepción. Cuando se desarrolla la capacidad de permanecer el máximo tiempo posible con una observación tranquila pero vigilante, adquirimos con ello la capacidad para darnos cuenta de cómo nos sentimos en cada momento, qué nos molesta de cada situación, adquiriendo con ello la posibilidad de corregir este estado en el momento para no permitir que nos genere malestar psicológico.

Cuando no estamos en el presente no estamos viviendo de una manera integra. Nuestra mente muchas veces se traslada al pasado o al futuro, lo que se pretende con las técnicas de Mindfulness es que nuestra conciencia permanezca en el presente el máximo tiempo posible. Así conseguiremos que la forma de afrontar nuestro vida cambie por completo, evitando con ello problemas de ansiedad o dolor derivados de vivir desconectado del momento presente.

Al vivir las experiencias con toda nuestra atención en el momento presente y sin juzgar nuestras sensaciones evitamos que se generen sensaciones desagradables que en el futuro nos generarán malestar.

Lo saludable es frenar nuestros comportamientos automáticos, ya que en muchas ocasiones respondemos sin pensar, sin tener en cuenta el daño que esto nos puede generar.

Cuando somos conscientes de nuestra atención y conseguimos observarla notaremos las sensaciones, pensamientos y sentimientos que surjan de nuestro interior.

¿POR QUÉ FUNCIONA EL MINDFULNESS EN LA TERAPIA?

 La exposición es una de las técnicas mas usadas que se enmarca dentro de los tratamientos cognitivos conductuales. Con los ejercicios de Mindfulness lo que se pretende es una exposición a los distintas sensaciones que podemos tener bloqueadas en nuestra conciencia. A partir de una exposición se facilita la integración de esas sensaciones que nos han podido estar causando un tremendo malestar.

La exposición prolongada a las sensaciones de dolor puede provocar una desensibilización en el paciente. Igualmente es útil en trastornos de ansiedad y de pánico entre otros.

En muchos casos el trastorno psicológico se produce por una continua evitación de una situación o estímulo, con una exposición interoceptiva, imaginaria o en vivo se puede solucionar este tipo de patologías.

La tensión corporal está detrás de muchos de los trastornos más comunes, con las técnicas de Mindfulness se logra una profunda relajación del cuerpo seguido de un estado mental de sosiego y aceptación.

Cuando desarrollamos la capacidad de observar nuestros pensamientos sin juzgar, transcendiendo el filtro de nuestras propias creencias del pasado, logramos responder a las situaciones de una forma reflexiva en lugar de refleja.

Una parte importante de la técnica es la aceptación de la situación en la que nos encontremos o de los síntomas que tengamos. Cuando hay aceptación no hay tanto dolor, y no recurrimos a conductas tan desadaptativas y a reacciones emocionales intensas. Nuestro sistema nervioso autónomo no se activa de manera tan brusca, con lo que perder el control es mucho menos probable.

Dentro de un tratamiento basado en Mindfulness se lograr desarrollar un equilibrio emocional que impida respuestas conductuales negativas para nosotros o sobreimplicación emocional.

Para adquirir el estado reflexivo que propone Minfulness hay que permanecer abiertos a la experiencia y a los hechos. Es importante no falsificar la experiencia con estereotipos y dejar que aflore otra manera de sentir, de ver la vida.

Hay distintos programas basados en Mindfulness dependiendo del trastorno que se quiera tratar. Los dos programas principales son MBSR para la reducción del estrés, y MBCT progama con orientación cognitiva. Existen más programas derivados de estos y varias adaptaciones según los tratamientos coadyuvantes elegidos.

paisaje

Fuente imagen 1: Jade

Fuente imagen 2:  Mintgreen