HIPNOSIS

El uso de la hipnosis todavía es bastante desconocido para el público en general. Sin embargo como técnica terapeútica y de desarrollo personal ofrece muchas ventajas con respecto a otras técnicas.

La hipnosis sirve para facilitar ciertos estados con la finalidad de tener sensaciones y pensamientos opuestos al problema que estemos tratando.

Una de las bases fundamentales de la hipnosis es que durante el trance la persona hipnotizada permite que salgan sus fortalezas y capacidades. Para ello se crea un marco terapeútico que facilita que la persona conecte con sus capacidades y sensaciones agradables con la intención de que luego lo extrapole a su vida cotidiana.

Aunque es una técnica que se usa desde hace muchos siglos, todavía no goza del reconocimiento que se merece. Lo primero que debemos hacer es conocer los mitos de la hipnosis.

La hipnosis está resultando especialmente utíl en trastornos de la ansiedad, trastornos del dolor, trastornos del sueño, trastornos alimenticios, problemas de autoestima, tratamiento de adicciones y problemas de tipo emocional.

 Usar el poder de la sugestión como aliado. Todos en nuestro día a día nos dejamos influir por la sugestion, tanto la que nos imponemos nosotros mismos como la que procede del entorno. Lo interesante es utilizar esta capacidad que tenemos para sugestionarnos en nuestro favor y no como enemigo.

Las utilidades de la hipnosis cada vez son más evidentes. Muchas personas que han sido tratadas con esta técnica se han beneficiado de sus múltiples beneficios. Lo peor que te puede pasar en una sesión de hipnosis es que no te pase nada, aunque esto es muy raro. Porque generalmente la hipnosis acelera mucho los procesos e incluso se convierte en la técnica principal de muchos tratamientos.

MITOS SOBRE LA HIPNOSIS

La hipnosis como herramienta terapéutica todavía a día de hoy posee un cierto aura de ciencia oculta y esoterismo. A lo largo de la historia la hipnosis ha estado presente en multitud de sucesos que se han catalogado como “mágicos”.

hipnosis VI

Nada más lejos de la realidad, la hipnosis es científica. Detrás de un fenómeno hipnótico subyacen multitud de técnicas ampliamente estudiadas y ensayadas por los hipnoterapeutas.

La utilización de la hipnosis es cada vez más frecuente en terapia, ya que ofrece la posibilidad de obtener resultados terapéuticos donde otras técnicas lo obtienen más tarde o no lo logran. La hipnosis no se considera una terapia en sí, sino que es una herramienta muy valiosa para utilizar como complemento del tratamiento psicoterapéutico elegido.

En las siguientes líneas vamos a exponer los principales mitos que todavía existen sobre la hipnosis. Todos los mitos sobre la hipnosis se han estudiado detalladamente y bajo rigor científico se sabe que son falsos:

– La hipnosis implica pérdida de conciencia.

El hipnotizador tiene unos poderes especiales.

El hipnotizador ejerce control absoluto sobre la persona hipnotizada.

– Bajo hipnosis, el hipnotizado pierde el control y puede hacer cosas aunque no quiera.

– En un proceso hipnótico no se puede mentir.

– Una vez que alguien ha sido hipnotizado, ya no puede resistirse a futuras inducciones.

La hipnosis es peligrosa para la salud.

La hipnosis es pasiva para el paciente.

– La hipnosis crea una dependencia sobre el hipnotizador.

– No se puede salir del trance hipnótico.

Los shows que todos hemos visto, en donde está presente una pérdida de control por parte de un sujeto, el cual realiza cosas que parecen estar fuera de su juicio, pueden estar basados en técnicas que se utilizan en hipnosis, pero poco a nada tienen que ver con la realidad de la hipnosis clínica.

 

TRATAMIENTO CON HIPNOSIS PARA LA ANSIEDAD

La ansiedad está presente en la mayoría de los problemas psicológicos que nos afectan hoy en día. La cantidad de estímulos y la multitarea a la que estamos sometidos hacen que nos cueste mucho trabajo “parar” la mente  cuando queremos. Uno de los tratamientos más efectivos para la ansiedad es sin lugar a dudas la hipnosis.

Existen multitud de técnicas para tratar el grave problema de la ansiedad, pero muchas de ellas requieren mucho esfuerzo por parte del paciente. Es por esto que uno de los tratamientos más efectivos para la ansiedad es la hipnosis.

Los primero que se hace cuando queremos tratar la ansiedad con hipnosis es analizar el tipo de ansiedad que es, y por qué es producida. Cuando disponemos ya de los datos que nos permiten saber cuál o cuáles son los detonantes de la ansiedad, lo que se hace a continuación es elegir las sugestiones más adecuadas para ese tipo de ansiedad y para el paciente en cuestión.

Cada hipnosis es distinta. Dependiendo de las características del paciente, de los síntomas y de los detonantes del problema, se crea una hipnosis personalizada. Es verdad que hay una base teórica y estructura debajo de cada hipnosis, pero no es recomendable utilizar hipnosis genéricas con todo el mundo.

Una forma de trabajar la ansiedad con hipnosis es cambiando las sensaciones corporales que tenemos, donde existen sensaciones de calor y de peso por ejemplo no hay ansiedad. Esta es una buena forma de tratar la ansiedad, aunque no la única.

La ansiedad es tan común y a la vez tan dañina que todos debemos analizarnos y observar cómo es nuestro nivel de ansiedad, para en la medida de lo posible gestionarla cuanto antes. Los resultados avalan la alta efectividad de los tratamientos de la ansiedad con la hipnosis. Todavía queda mucho por desarrollar en este campo, pero desde la primera sesión ya se saborean los beneficios de esta técnica terapéutica.

hipnosis 3

 

 

TRATAMIENTO CON HIPNOSIS PARA EL DOLOR

La hipnosis clínica es uno de los tratamientos más efectivos y recomendables para el dolor crónico. Teniendo en cuenta que es una patología multifactorial, es necesario que el tratamiento se realice desde una perspectiva bio-psico-social.

El protagohipnosis y dolornismo de la hipnosis clínica para el tratamiento del dolor crónico cada vez resulta más evidente, ya que adopta un papel decisivo en la mayoría de los casos para conseguir reducirlo o eliminarlo.

El dolor es una sensación subjetiva, la forma en que afecta siempre depende de la persona que lo sufre. Los factores psicólogicos que engloban a cada persona, son los puntos más decisivos en esta patología. La importancía del tipo de afrontamiento que tiene cada persona, va  a determinar en gran medida el sufrimiento.

Se sabe que los factores psicológicos personales influyen mucho en la manera de manejar y sentir el dolor. Dos ejemplos que demuestran esta influencia pueden ser la existencia de fenómenos tan comunes como:

el dolor sin herida,

– y cuando hay ausencia de dolor aún existiendo una herida profunda.

El poder de la hipnosis es enorme, en el tratamiento del dolor, esta técnica principalmente trabaja sugestionando a nuestro cerebro para que consiga estados mentales en los que no hay dolor, y luego generalizar este estado el  máximo de tiempo posible.

Las sugestiones que se consiguen con la hipnosis son tan profundas y tienen unos efectos tan potentes, que incluso hay especialistas que realizan  operaciones quirúrgicas, que generalemente requieren anestesia, sin ningún tipo de anestesia, sólo aplicando al paciente técnicas de hipnosis.

El dolor crónico es una patología que cada día afecta a más personas, debido entre otros factores, al estrés y a las cargas que estamos expuestos en nuestro día a día. La vida de una persona con dolor crónico se ve mermada hasta puntos inimaginables, ven coartada su libertad y poco a poco se van encerrando en si mismas, perdiendo la capacidad de tener una vida social saludable.

Por todo esto, la hipnosis clínica cada vez está más presente en los tratamientos psicológicos en general, y en el caso del dolor crónico es una herramienta muy recomendable de incluir, ya que los resultados que se están obteniendo lo avalan.